Muere Nelson Mandela

El líder histórico muere a los 95 años tras una larga infección pulmonar, confirma el presidente sudafricano Jacob Zuma.
El presidente sudafricano, Jacob Zuma, anunció hoy la muerte del ex presidente y líder mundial Nelson Mandela.
"Compatriotas sudafricanos, nuestro querido Nelson Rohlihla Mandela, el presidente fundador de nuestra nación democrática, ha muerto", anunció Zuma en un discurso televisivo.

Nelson Mandela nació el 18 de julio de 1918 en el pequeño pueblo de Mvezo, en la región de Transkei dentro del clan real de los Thembu de la etnia xhosa.  
Su verdadero nombre, Rolihlahla, que significa "el que trae problemas", se lo dio su padre, pero en la escuela la maestra empezó a llamarle Nelson, el nombre que utilizó desde entonces. 
La rebelión del joven Mandela empezó muy pronto, primero cuando fue expulsado de la universidad de Fort Hare (sur) tras un conflicto con la dirección y luego, a los 22 años, cuando huyó de su familia para evitar un matrimonio convenido. 


A su llegada a Johannesburgo, una gigantesca metrópolis minera, Mandela toma conciencia de la segregación que dividía a su país. Allí conoció a Walter Sisulu, que se convertiría en un mentor y en su mejor amigo y le abrió las puertas del Congreso Nacional Africano, el partido de la mayoría negra. Junto a Oliver Tambo y otros jóvenes líderes tomó las riendas del partido para luchar contra el régimen blanco, que había "inventado" en 1948 el concepto de apartheid, el "desarrollo separado de las razas". 

Tras el relativo fracaso de las campañas de movilización no violenta inspiradas en los métodos de Gandhi, el ANC fue ilegalizado en 1960. Mandela fue detenido en varias ocasiones, pasó a la clandestinidad y decidió orientar el movimiento hacia la lucha armada. Pero en 1964 fue capturado y llevado a la isla-prisión de Robben Island, frente a las costas de Ciudad del Cabo. Tras 27 años encerrado es liberado en 1990 y empieza a negociar con un régimen exhausto la organización de elecciones universales y democráticas. Tras su elección triunfal como presidente en 1994 será un predicador incansable de la reconciliación de las razas.
Sus actos, recordados y venerados por sus compatriotas a lo largo de los años, terminaron creando una especie de culto que Mandela nunca buscó. "Uno de los problemas que me preocupaban en prisión era la falsa imagen que tenía y no quería proyectarla al mundo. Me consideraban un santo y nunca lo fui", explicó una vez a un periodista. 
"El perdón libera el alma, hace desaparecer el miedo. Por eso el perdón es un arma tan potente" dijo Mandela, premio Nobel de la Paz en 1993, en una frase ahora mítica que desgrana su visión del mundo y de la humanidad y que lo convirtió en el dirigente más popular del siglo XX.
 Fue una figura venerada más allá de las fronteras de África. 
Simbólicamente, la última aparición pública de Mandela fue ante la humanidad entera, cuando saludó a la multitud el día de la final del Mundial de Fútbol en 2010 en Sudáfrica, con millones de espectadores siguiéndolo en directo por televisión.




Quizá te interese...