SUSSIE 4 presenta nuevo álbum.




Justo al inicio del nuevo milenio, Odín Parada (guitarra, voz y percusiones)  y César Gudiño (teclados y programación), dos jóvenes veinteañeros de Guadalajara, comienzan a tocar juntos tras conocerse por un amigo en común. Echando mano de percusiones latinas, secuencias, programaciones, bajos profundos y beats extraídos del hoy extinto cassette, el dúo arranca un viaje musical sin precedentes. 

De esos primeros tracks nace su disco debut titulado Música Moderna (02), un álbum en el que la música electrónica convive con la tradición afroantillana, donde el cabaret conoce los raves, mientras los metales anuncian que en el nuevo milenio, la pista de baile suena a mambo y chachachá futurista.

Usando muchísimos vinilos, César y Odín mezclaron bases de música house con sampleos de Pérez Prado, Benny More, Luis Arcaráz, la Sonora Dinamita y la Sonora Matancera, un experimento que repercutió en una identidad musical bastante clara y muy contundente.

La magia y la inocencia del primer disco, surge por un trabajo sin presión alguna, sin una pretensión de querer quedar bien con alguien. En ese tiempo trabajaron con la voz de Denisse de  Belanova, incluso antes de llamarse así. Ely Guerra acababa de sacar su primer disco y también colaboró en el disco.

Un amigo suyo comenzó a tocarlos en la radio y al año ya estaban de gira en España, tocando en Rock al Parque en Bogotá y muchos otros sitios. Música moderna los aventó lejísimos.

En el 2004, Sussie 4 viajaba por algunas ciudades del Pacífico, y cerca de Mazatlán, el auto en el que viajaban cayó en una pendiente... aquello que pudo haber significado el fin, ese debate entre la vida y la muerte para César, significó el mayor aprendizaje en sus vidas. Es por eso que existe una diferencia abismal entre el primer y segundo disco.  El accidente derivó en un cambio de actitud al interior de la banda, de ahí que su siguiente disco fuera titulado simbólicamente Red Album (06).

Tras la recuperación, quizá la furia contenida durante meses produjo bases más rockeras y guitarras procesadas: "todo cambió la primera vez que tocamos con Kinky y Zoé, nos sentimos parte de una nueva generación. Cuando surgió 'Remote Control' pensamos que era una canción ideal para la voz de León Larregui. Siempre nos gustó su tesitura, no lo hicimos pensando en crear un hitazo, pero sin querer resultó algo tremendo", confiesa César.

Con una actitud más rockera surgieron nuevos elementos en la ecuación, entre toques de electro y house invitaron a Jorge González de Los Prisioneros.

En medio del éxito de “Remote Control”, la banda enfrentó la separación de Nopal Beat, colectivo al que pertenecieron durante la primera etapa de su carrera. En 2006 finalmente apareció el disco, pero antes decidieron hacer un EP experimental para terminar con el contrato de Nopal Beat: fue un disco escondido dentro de su carrera, se llama Dame más y fue lanzado hasta el 2008.

Luego vino la Internacional Sonora (2008); una combinación entre el Red y el Música Moderna. Coincidieron el electrorock, el pop y su lado house, bailable.

Durante 2010, para conmemorar el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana, Sussie 4 fue invitado a realizar un tema para el disco Bi- Mexicano. En él participaron con “Bésame Mucho” de Consuelito Velázquez, un emblema de la música popular versionado en incontables ocasiones y que The Beatles reinterpretaron en su momento. Aquí se encontraba la semilla de lo que vendría en el futuro: RADIOLATINA.

Radiolatina es un disco que evoca las glorias de la radio AM en español. Para trabajar en los 10 boleros que lo conforman, César y Odín invitaron a la Sonora San Francisco y a Eugenia León. En el camino, recordaron sus primeros días, cuando el hip-hop, el ambient y los arreglos de orquesta tropical podían confluir en la misma oración. Radiolatina es un álbum conformado por clásicos como “Bonita”, con una evocación post mortem de Luis Arcaráz en la que se suma Latin Bitman de Chile; “Mucho corazón”, grabada por Francisca Valenzuela y Chetes; “Piel Canela” con una reinterpretación de Ximena Sariñana; el bolero “Flor de Azalea” en la finísima voz de Jaramar Soto –también de Guadalajara-; “La barca” con Ely Guerra; “Sabor a mí” con la Sonora San Francisco y Eugenia León; “Nosotros” con Torreblanca como invitado y Luis Navejas de Enjambre cantando “Ódiame”.
   
En México, el bolero nos recueda que la vida es la escuela del dolor, de manera que en este álbum confluyen tantas historias de amor que cuando los más jóvenes las oigan van a identificarse. Sin duda, Radiolatina es una muestra de valentía, pues hay que tener arrojo para enfrentarse a estos temas que han permanecido vivos y apasionantes con el paso de los años. En estas diez canciones, Sussie 4 ha entregado un disco sin fecha de caducidad; son diez canciones con tonalidades sepia que colocan una bola de cristal al centro de la pista y de los corazones del escucha; un calidoscopio multicolor que nos atrapa de principio a fin con su nostalgia imperecedera.

Quizá te interese...